viernes, 30 de abril de 2010

EL MUNDO PERDIDO - Parte III


"Confiamos en que vendrá un hombre que, con la fe de un Schliemann y el genio sintético de un Darwin, reunirá los dispersos elementos de la verdad y escribirá la historia antes de la Historia." 

(Louis Pauwels y Jacques Bergier, El Retorno de los Brujos)

Esta es la entrada de las evidencias respecto de lo que hemos venido exponiendo en los artículos anteriores de esta zaga, evidencias que han sido encontradas en algunos casos de manera casual y en otros mediante el trabajo de esforzados investigadores que no han temido ir en contra de la corriente para sacarlas a la luz ... y remecer lo establecido.

Por razones de espacio, y también para no perder de vista el hilo conductor en que se enmarca toda esta reveladora exposición, la información ha sido bastante resumida, no obstante he procurado que sea la esencial y suficiente que permita motivar una investigación más profunda por parte de quienes logren despertar ante las numerosas evidencias. Para aquellos casos que ha sido necesaria una mayor fundamentación inserté enlaces y videos que complementarán debidamente lo expuesto.

En el contexto de lo entregado en entradas anteriores, la presente adquiere características de información fundamental y contingente, que nos otorgará argumentos suficientes para apoyar la revolucionaria hipótesis sobre la existencia de una alta tecnología en la Antigüedad, y que nos autorizará a exigir de los pontífices de la Ciencia Oficial una profunda y urgente revisión de la Prehistoria, enigmática época acerca de la cual tenemos mucho que aprender ... si esperamos sobrevivir a la nuestra.

TECNOLOGÍAS IMPOSIBLES

"Nada hay oculto que no haya de ser manifestado, ni escondido que no haya de salir a la luz. Si alguno tiene oídos para oír, oiga." (Evangelio según San Marcos, capítulo 4)

Para quienes argumentan que una antigua civilización tecnológica debió haber dejado rastros arqueológicos de sus grandes adelantos, tales como carreteras, aeropuertos, industrias, maquinarias, herramientas, etc., tal vez deberían tener en cuenta que no necesariamente tuvieron que utilizar los mismos medios o seguir un proceso de desarrollo similar al de nosotros. Un ejemplo de ello lo constituye la presencia constante de construcciones megalíticas en todo el mundo, que evidencia que gran parte de su desarrollo lo habrían basado en el uso y dominio de la piedra.


Incluso es posible que con el dominio de tecnologías aún desconocidas en la actualidad –como por ejemplo la antigravedad- pudieran haber prescindido de muchos de tales elementos. Por otro lado, es sabido que mientras más avanzada la tecnología, más miniaturizados, potentes e intangibles se vuelven los aparatos y los equipos, dejando obsoletas e inservibles las grandes infraestructuras, las maquinarias y los equipos de los estadios intermedios, los que seguramente terminaron unos demolidos y otros yendo a parar a fundiciones o a depósitos de deshechos.

Al respecto, es útil tener en cuenta lo acotado por Jadwiga Pasenkiewicz: “Las maquinarias que quedaron enterradas durante todos esos milenios, seguramente han sido destruidas por un normal proceso de sustitución, devastadas por los terremotos, desintegradas por la herrumbre, quemadas por el fuego y la lava de los volcanes, sumergidas bajo las aguas tumultuosas de los diluvios o cubiertas por las arenas de los desiertos de reciente formación. No obstante todo, en Asia y en América, se han hallado partes de extraños mecanismos de uso incomprensible, que confirma la existencia de tales industrias, pero que son sepultados en los sótanos de los grandes museos, sin que se saquen las debidas conclusiones. Obviamente, no pudieron ser concebidos en el ámbito de las civilizaciones primitivas.” (Jadwiga Pasenkiewicz, Los Soberanos de los Mundos Perdidos, capítulo XVIII “Regreso al Oriente”, página 365).

Por lo tanto, he aquí las evidencias más relevantes provenientes de la remota Antiguedad que testimonian aquellos grandes adelantos tecnológicos:

1. AERONÁUTICA PREHISTÓRICA:

ANTES DEL DILUVIO: Previo a la Catástrofe habrían florecido en el sudeste asiático grandes civilizaciones tecnológicas las que, entre otros grandes adelantos, lograron remontar el vuelo mediante la construcción de naves aéreas de diversas características, tal como lo evidencian crónicas antiguas iraníes, árabes, persas e hindúes, que describen la historia de los pueblos desaparecidos de esa zona. En ellas se narra -entre otras- la historia del soberano Jim que poseía una nave voladora con la cual se desplazaba a cualquier parte: “El rey se elevó en el cielo con su nuevo avión, objeto de orgullo nacional, en el mes de Favardin, el día de equinoccio de primavera, mientras una alegre multitud llenaba las calles y las plazas” (Mutahhar ibn Tahir el Magdisi, traducido por G. Huart, vol III, citado por Pasenkiewicz en Los Soberanos de los Mundos Perdidos, capítulo XIV: Los Primeros Aviones Levantan Vuelo, pág.252).

Otro soberano Jim, que habría sido el último de su dinastía antes del Diluvio, alabado en la India y el Tibet, donde lo llamaron Jima, es mencionado en el Rig Veda, el más antiguo texto sánscrito de la India, como quien “llegó a ser similar a los dioses” a causa de su gran erudición, descrito también en la parte más arcaica del Avesta, libro sagrado de los Parsis (una fracción no musulmana de la población iraní) y en el Ta’rikh ar Rusul wa al Muluk, recopilación de escritos realizados durante cuarenta años de trabajo por el persa Abu Gia far Muhamad ibn Giarir at Kabari (838-923 d.C.).


Jim fue “advertido por los astrónomos, de que el tiempo del Diluvio se acercaba. Por lo tanto, era necesario encontrar un sitio donde pudieran asentarse la corte, los comandos civiles y militares, los dignatarios con sus familias, los estudiosos y la población que estuviera dispuesta a abandonar sus casas, tierra, actividades y bienes. También debían ser trasladados a un lugar más seguro los depósitos de armas, los hangares de los aviones, las industrias, las materias primas y los alimentos. La situación de emergencia fue descripta en un lenguaje ’sagrado’, en la parte más antigua de la ‘Biblia’ de los Persas [Gadas, Jasna 9.3-5.3]. El Creador convocó entonces a Jim ante sí y le dijo: ‘Bello Jim, sobre el avieso mundo serán disueltas las nieves de muchos inviernos, que antes caerán abundantes desde las montañas más altas hasta los bajos del río Adrevi (…) El agua se precipitará con inmensas olas hasta cubrir las zonas donde hoy ves las huellas dejadas por el pastoreo de las ovejas, (…) Construye, por lo tanto, a Var. (…) Se salvarán sólo aquellos acogidos en Var, porque el resto del mundo se convertirá en improductivo. De ellos nacerán las nuevas razas de hombres, animales y plantas’ (…) Jim abandonó las tierras bajas de Irán y se encaminó hacia los altos montes, donde edificó una ciudad subterránea (similar a otras construidas en diversas partes del mundo). En las profundas vísceras de la tierra hizo aprontar ambientes destinados a los estudiosos, con bibliotecas, laboratorios, depósitos del material de más valor y las máquinas voladoras.(…)”(Ibíd. Pág. 252-257).


DESPUÉS DEL DILUVIO: Gracias a estas providencias, después del Gran Cataclismo fue posible para los sobrevivientes del Imperio de Oriente rescatar parte de su avanzada civilización, la que se reflejó principalmente en el repentino renacimiento experimentado en la región del Valle del Indo –aproximadamente un milenio antes que los Sumerios-, región que abarcaba una superficie aproximada de 800.000 kilómetros cuadrados donde, después de cruentas guerras convivieron muchos siglos los invasores Arios y los naturales del valle o Vallindos, dos razas de fisonomía muy distinta pero poseedoras ambas de increíbles adelantos tecnológicos y culturales, quienes intentaron civilizar a los sobrevientes de diversas partes del mundo, llegando hasta ellos en sus naves voladoras (Mesopotamia, China, América, islas del Pacífico, etc,).

Producto de ello florecieron pocos siglos más tarde las grandes civilizaciones Mayas, Aztecas, Incas, Sumerias y Chinas. Todas ellas mencionan en sus crónicas la llegada en tiempos posteriores al Diluvio de dioses blancos en máquinas voladoras, trayéndoles la civilización:


"En las tradiciones orales de los Navajos se transmite el recuerdo de los ‘Hombres llegados del cielo, que se quedaron con ellos mucho tiempo’ y regresaron a donde habían partido. Viracocha en el Perú, llegado después del Cataclismo, ‘ordenó a los hombres salir del vientre de la tierra (…) en el que se habían refugiado’. ‘Era un barbudo hombre blanco’ a quien se vió primero ‘en las costas del Titicaca’. El dios blanco de los Mayas, Kukulkán, ‘vino a enseñar las leyes y las ciencias’ (…) Los dioses ‘aparecieron en toda América, desde las nieves de Canadá hasta el Perú y Chile. En el Chilám Balám, la recopilación de los documentos de los Mayas de Yucatán, se dice de ellos: ‘Seres descendidos del cielo, en naves voladoras… dioses blancos que vuelan sobre los anillos y tocan las estrellas’(…)

(…)En Amazonia se presentó cierto Elipas, traido por una serpiente, de las nubes’. Curó a la gente, aplicando además ‘extrañas magias de fuego y agua’. Después que los locales desataran una conspiración en su contra para intentar matarlo mediante ‘los malvados hombres de los bosques’ (…) la ‘serpiente’ se movió en defensa de Elipas ‘comenzó a escupir llamas incendiando el bosque, calcinando el terreno y haciendo hervir las aguas del río’. Después de esta batalla, Elipas ‘regresó al cielo en un tobernillo de fuego’. Por su parte, en Canadá surgió el ‘dios blanco’ Glooscap, que explicó a los indios avanzadas técnicas de cultivo y construcción, los ayudó a derrotar a sus peligrosos enemigos, ‘obró milagrosas curaciones y partió prometiendo regresar, pero nunca más lo hizo’ (…) En una crónica oral india se ha conservado memoria de una extraña visita: ‘Los dioses blancos llegaron en tiempos inmemoriales desde Oriente … gigantescos barcos extranjeros con alas de cisne [atracaron] en la costa… y era como si enormes serpientes se deslizaran en el agua, tan luminosos eran los costados de estas naves. Cuando las embarcaciones tocaron la orilla, descendieron hombres rubios, con piel blanca y ojos azules. Usaban vestidos de tela negra, abiertos adelante, con escote redondo, mangas anchas y cortas. Sobre la frente, los forasteros llevaban una diadema en forma de víbora’. Esta narración agrega tres nuevos elementos, dignos de tener en cuenta, La serpiente fue el símbolo de la gente vallinda, los arios eran rubios con ojos azules y sus aviones son descriptos siempre como de un gran colorido" (Ibíd. Págs. 333 a 338).


Provenientes del Valle del Indo, los textos sagrados de la milenaria India: El Mahabharata, el Ramayana, el Rig Veda y los Puranas (todos cuyo contenido datan de miles de años a.C.)

nos mencionan los carros voladores llamados Vimana, "carros espléndidos e incomparables que se movían por sí mismos, resplandeciendo y refulgiendo como el sol, que volaban como el viento surcando los cielos y que también podían volar hacia las estrellas" y de su terrible potencia destructora: "obedeciendo a la voz del espíritu Narayana convoca a Danava el disco destructor (...) Danava bajó del cielo con armas que sonaban como las trompas de los elefantes y despedían relámpagos espantosos, capaces de destruir las ciudades del enemigo. Y este disco resplandeciendo en fuegos aniquiladores que salían por todas partes, destruyó a los Daityas a millares".


Estos textos relatan como los reyes y los nobles de aquella época tenían el privilegio de viajar en ellos incluso hacia otros mundos: "Gracias a estas máquinas los hombres pueden volar a los cielos y los seres celestes bajar a la Tierra" (Sämränghna Sutradhara).



También se han podido recuperar otros textos de carácter puramente técnico como el Vymanica-Shastra (Ciencia Aeronáutica), recopilado hace cuatro mil años por uno de los grandes sabios de aquella época, y que consta de tres mil versos en sánscrito arcaico. Fue hallado casualmente hace 300 años, transcripto en hojas de palmera y actualmente se encuentra en poder de la Internacional Academy of Sanscrit Research, institución fundada en 1952 en la India por estudiosos hindúes e ingleses, dedicada a la recuperación y estudio de textos sánscritos. Escrito de 134 páginas y dividido en dos sectores, su primera parte trae las instrucciones para el adiestramiento de los pilotos de un tipo específico de avión militar llamado Shakuna, y la segunda las reglas para la construcción del avión mismo.

Además de los dibujos de éste y de otros dos tipos de aviones denominados Rukna y Sandara, la Academia también posee otros diseños de aparatos aéreos de aquella lejana época como los de un helicóptero de carga para el transporte de combustible y municiones, y de aeronaves capaces de transportar más de 400 personas. (Fuente: Jadwiga Pasenkiewicz. Los Soberanos de los Mundos Perdidos. Editorial Kier, Avellaneda, Argentina, 1992).


OTROS: En tablas sumerias “a menudo se hace referencia a la aparición ‘de los dioses’ que ‘navegan con sus barcas en el cielo’ y a la ‘superioridad celeste, que descendió después del diluvio entre los hombres, trayendo sus dones’. Los egipcios han incorporado los recuerdos de máquinas voladoras en el Libro de los Muertos, una recopilación de textos mágicos atribuida al ‘dios’ Toth. También ellos, como los pueblos amerindios, llamaban a los transportes aéreos ‘serpientes’, quizás a causa de su forma, aspecto o significado simbólico. ‘Extendida a lo largo de la ladera de la montaña, duerme la gran serpiente de treinta anas de largo y ocho de ancho (aproximadamente 54 metros por 15). Su vientre está ornamentado de silicio y de vidrios centelleantes. Yo conozco el nombre de la serpiente de la montaña, éste es: ‘Aquél que vive en las llamas, después de haber navegado en silencio’”. (Ibíd. Pág.357).


PRUEBAS ARQUEOLÓGICAS:

Respecto de las máquinas voladoras mencionadas, es significativo el hecho que no tan sólo se encuentran descriptas en las antiguas crónicas, sino que también se evidencian en enigmáticos restos arqueológicos, como las maquetas de aeromodelismo de los faraones (como quedó en evidencia cuando el Ministro de Educación egipcio Mohamed Gamal ordenó la formación de un equipo multidisciplinario para estudiarlas, y que culminó con la inauguración de la primera exposición de aeromodelismo del Antiguo Egipto en el Museo Egipcio del Cairo el 12 de enero de 1972, con 14 piezas, de las que llamaba particularmente la atención el pájaro de Sakkara en madera, en la actualidad desaparecido misteriosamente de la vitrina del museo); el modelo en miniatura, en oro, de un avión caza -reconocido como tal por el Instituto Espacial de Nueva York- conservado actualmente en el Banco de Bogotá, Colombia; las impresionantes estatuas de 5 metros de altura de los llamados Atlantes de Tula, como también los bajorrelieves en estas famosas ruinas precolombinas -en que se representan hombres con trajes y utensilios de vuelo- y la losa de Palenque -que representa a un hombre piloteando una nave aérea-, y las impresionantes imágenes encontradas en el templo egipcio de Abydos, edificado por Seti I, padre de Ramsés II, hace 3.150 años, en el que se pueden reconocer claros perfiles de aviones y helicópteros:


2. ¿GUERRAS ATÓMICAS EN LA ANTIGUEDAD?

"Jim abandonó las tierras bajas de Irán y se encaminó hacia los altos montes, donde edificó una ciudad subterránea (similar a otras construidas en diversas partes del mundo). En las profundas vísceras de la tierra hizo aprontar ambientes destinados a los estudiosos, con bibliotecas, laboratorios, depósitos del material de más valor y las máquinas voladoras."(de Jadwiga Pazenkievicz, ya citado más arriba)

El Mundo Antediluviano habría conocido -y utilizado- medios de destrucción masiva similares a los que hoy disponemos, y que amenazan con destruir a nuestro planeta: las armas atómicas.

Como lo describen las crónicas antiguas, antes del Diluvio aquella civilización se enfrascó en una guerra nuclear que sumió a gran parte del hemisferio norte de entonces en la oscuridad total, en lo que hoy denominamos "invierno nuclear" (Pazenkiewicz). Después del Diluvio, sobrevivientes del Imperio de Oriente rescataron de los refugios construidos en las entrañas de la tierra los medios tecnológicos que les permitieron disponer de ellas nuevamente, ... y que, como veremos a continuación, fueron las causantes de la repentina desaparición de la floreciente civilización postdiluviana del Valle del Indo.


En el Mahabbarata, traducido por primera vez y en forma completa en 1884, (libro hindú de más de 200.000 versos que se supone fue escrito hace 3.500 años, pero que describe acontecimientos que datan de miles de años atrás) se narran los pormenores de una épica batalla, cuyos detalles se consideraban hasta antes de la primera mitad del siglo XX sólo alegorías poéticas: “...Un solo proyectil, que tenía toda la fuerza del universo. Una columna incandescente de humo y llamas, tan brillante como diez mil soles, se alzó en todo su esplendor... era un arma desconocida, un rayo de hierro, un gigantesco mensajero de la muerte que redujo a cenizas las razas de Vrishnis y Andakas... Los cadáveres estaban tan quemados que resultaban irreconocibles. Sus cabellos y sus uñas desaparecieron; jarras y objetos quedaron destrozados, sin motivo aparente, y los pájaros se volvieron blancos. Al cabo de pocas horas, todos los comestibles estaban infectados... Para escapar a este fuego, los soldados se lanzaron a los arroyos y trataron de lavar sus cuerpos y todo su equipo... arrasó multitudes de guerreros, corceles y elefantes, carros y armas, como si fuesen higos secos de árboles... barridos por el viento... lucían muy hermosos, como aves en vuelo... volando entre los árboles...”.


Y esta otra: “... Las dos armas se encontraron en pleno vuelo. Luego, la tierra con todas sus montañas y mares comenzaron a temblar, y todas las criaturas vivas sintieron el calor de la energía de las armas y se vieron grandemente afectados. Los cielos resplandecieron y los diez puntos del horizonte se llenaron de humo...”

Y finalmente ésta cita: "Lanzó el arma que se echó en remolino contra la Tierra. Se levantó un viento terrible; la Naturaleza enloqueció y el Sol giró sobre sí mismo. Los enemigos caían como briznas de hierba quemada hervían las aguas de los ríos y los que quisieron salvarse también murieron sin remedio. Ardían los bosques; caballos y elefantes corrían desesperados entre el fuego. Cuando el viento disipó la humareda de los inmensos incendios, se vieron millares de cuerpos calcinados por el rayo terrible." ("Drona Parva").

Describiendo la mortífera arma el Mahabbarata dice: “... Una columna fatal como la vara de la muerte. Medía tres codos y seis pies. Dotada de la fuerza del trueno de Indra, el de los mil ojos, era... capaz de destruir a todas las criaturas vivientes”.


¿No es verdad que estas descripciones parecen muy familiares a quienes conocemos, a partir de la segunda mitad del siglo XX, los terribles efectos de los estallidos nucleares y las características de los proyectiles transportadores de las temibles ojivas?

Los investigadores Davenport y Vicente en su libro 2000 a.C. Distruzione Atomica (Davenport, D.; Vicente, E. Sugarco, Milán, 1979), citados por J. Pasenkiewicz en su obra, relatan cómo vieron en su expedición arqueológica a la ciudad muerta de Lanka/Mohenjo-Daro en el Valle del Indo, todas las características de una destrucción ocasionada por un arma atómica: “El epicentro de la explosión nuclear, bien visible aún después de cuatro milenios; el radio de difusión del calor y su degradación, la intensa temperatura de aproximadamente 1500 grados Celsio, alcanzada en un brevísimo instante, lo cual demuestra que no podía tratarse de un incendio normal, aunque fuera muy vasto, como así tampoco de una erupción volcánica de la cual, por otra parte, no se encuentra ningín rastro en la zona; el aspecto torcido y vitrificado del terreno, claramente no causado por agentes naturales; la concentración de ‘piedras negras’en el punto de caída de las bombas. Estas son, en realidad, fragmentos de vasijas, ladrillos, muebles y construcciones varias, fundidas y vitrificadas por el gran calor. Analizadas en el Instituto de Mineralogía y Petrografía de la Universidad de Roma, revelaron la ‘porosidad’ y el amorfismo provocados por un rápido calentamiento a temperatura muy elevada y por un inmediato enfriamiento. Por lo demás, sólo un artefacto nuclear hubiera sido capaz de producir al mismo tiempo una onda de calor y una onda de choque tales que dejaron rastros indelebles, al cabo de tantos siglos.” (…)“El estado de los 44 esqueletos hallados, denuncia una muerte repentina y violenta. Las ruinas son de una altura variable y, uniéndolas idealmente con una línea, se obtiene una recta degradante. En el punto donde ésta se une con el terreno, el suelo se presenta cubierto por fragmentos de arcilla fundida y vitrificada.” (…)


Davenport y Vicente también recogieron una arcaica crónica oral sobre la destrucción de Lanka, transmitida por los nómadas de la región: "… los señores del cielo, montados en cólera con los habitantes del antiguo reino donde ahora hay sólo desierto, aniquilaron las siete ciudades con la luz que brillaba como mil soles y que emitía un sonido de diez mil truenos. Desde entonces, en las ciudades malditas no ha vuelto a habitar nadie más, y quien se anima a aventurarse en los sitios donde éstas se levantaban, es agredido por malos demonios, que lo hacen morir". Como acota Pasenkiewicz, "nos encontramos frente a un extraordinario testimonio de la contaminación atómica del terreno, que debió durar largo tiempo y que, por cierto, produjo cuantiosas víctimas. Los proyectiles nucleares probablemente eran muchos y habrán explotado con tremenda fuerza, puesto que lograron transformar para siempre una considerable parte del reino, con sus ‘siete ciudades’, en extensa región sin vida."

Uno de los estudiosos, G. Dales, en las excavaciones realizadas en 1964, consiguió extraer material orgánico quemado durante la destrucción de la ciudad y estableció, con el método C14, que el desastre se produjo casi un milenio después de la invasión aria al Valle del Indo.

“La ubicación, por parte de Davenport y Vicente, del área geográfica teatro de estos lejanos acontecimientos, es un hecho de una importancia que podemos definir histórica, porque constituye la primera inconfundible confirmación material de la destrucción atómica, de la cual nos hablan los documentos sánscritos.” (ibid. págs. 303-306).

Y la evidencia no se circunscribe sólo al Valle del Indo. Ver el siguiente enlace del investigador Zecharia Sitchin "Holocausto Nuclear" del tercer libro de su serie "Crónicas de la Tierra" denominado La Guerra entre los Dioses y los Hombres disponible en la Biblioteca Pléyades.

3. LOS MAPAS PORTOLANOS


Un ejemplo más de la alta tecnología del pasado lo constituyen los mapas o cartas marinas de Piri Reis, almirante turco del siglo XVI, quien las copió utilizando originales antiguos que llegaron a sus manos según él, de Alejandría, cuya biblioteca fue saqueada mil años antes por los conquistadores musulmanes quienes habrían quemado un millón y medio de textos manuscritos para calentar los baños de la ciudad. Fue en el año 1929, durante el inventario del Museo de TopKopi de Estambul después de la huida del último sultán turco, cuando aparecieron estas misteriosas cartas marinas, trazadas sobre piel de gamuza que dataría del año 1513.

Correspondió al ingeniero investigador Arlington Mallery descubrir la trascendencia de estas cartas hechas en clave y que sólo pueden ser interpretadas con papel perforado. Con la colaboración del Departamento de Hidrografía de la Armada de los Estados Unidos, Mallery logró reconstruir el papel perforado e interpretar correctamente los mapas, los que corresponden a un exacto levantamiento de la totalidad de las costas del Atlántico con sus costas americanas, europeas, africanas, árticas y antárticas. Muestran en forma precisa la Antártida antes de la glaciación, es decir, antes del año 4.000 a.C.

Sondeos sísmicos efectuados en el continente helado durante el Año Geofísico Internacional en el año 1958, demostraron la exactitud de este mapa. Se ven además la topografía interior con las montañas, valles y mesetas tal como era esa zona hace más de 10.000 años atrás, es decir la época antes del Diluvio.

Se ignora qué tecnología se utilizó para confeccionar estas cartas, aunque es evidente que tuvieron que haber sido levantadas desde gran altura o que debieron utilizarse avanzados conocimientos matemáticos de trigonometría esférica así como instrumentales muy precisos de medición. Todo esto muchísimo tiempo antes de los sumerios, cuando de acuerdo a la Historia Oficial no existía ninguna civilización. (Información extractada del sitio web: http://www.isp2002.co.cl/ perteneciente al Dr. Iván Seperiza Pasquali, Quilpué, Chile. Inscripción ISBN N°55.377. Copyright©1982-2002 by IVÁN SEPERIZA P.).


“Esos mapas, comúnmente llamados cartas portolano, se mantuvieron en buena mediada secretos en lo posible, entre los navegantes de la Antigüedad y la Edad Media, antes que los viajes de la era de los descubrimientos produjeran nuevos mapas, al principio basados en copias de las antiguas cartas. Los originales, que eran más correctos que las copias, se quemaron en la destrucción de las grandes bibliotecas del mundo antiguo, en Alejandría, Cártago y otras ciudades de Grecia y el Imperio Romano. Pero algunas copias rescatadas de la quema pasaron de mano en mano a través de un grupo relativamente compacto de capitanes, navegantes y mercaderes, guardándose celosamente durante algún tiempo y finalmente volviéndose a dibujar bajo el nombre del copista o el propietario más reciente. (…) Se dice que Colón poseyó y usó como fuente una copia del famoso mapa de Piri Reis. (…) Siguiendo los estudios de Mallery sobre este mapa, el profesor Charles Hapgood dedicó la mayor parte de su vida al examen comparativo del mapa de Piri Reis y otros mapas de tipo portolano, para establecer la correlación de las coordenadas antiguas y modernas. Pudo comprobar que esas cartas marinas demostraban un conocimiento científico muy superior al de la Edad Media y comparable al de nuestros saberes modernos, relativamente recientes, sobre cartografía, iniciados sólo al lograr calcular con éxito la longitud a comienzos del siglo XIX. (…) Cuando algunas veces los litorales y otros rasgos no están de acuerdo con los datos presentes, sabemos ahora que eran correctos en el momento que se hicieron, hace miles de años.” (Charles Berlitz, Fin del Mundo, Año 1999, Capítulo 8: ¿Ha terminado el mundo ya otra vez?, págs. 138 – 141. Editorial Planeta. Edición 1981).

La confirmación más dramática y espectacular de la exactitud de los mapas portolano, la podría dar en un futuro cercano el descubrimiento de ruinas arqueológicas debajo de los hielos de la Antártida, específicamente en las regiones que estos mapas –en especial el de Piri Reis y el del cartógrafo francés Orontius Finaeus dado a conocer el año 1531- muestran libre de hielos (sólo posible hace unos once mil años atrás), y que en la actualidad se hayan cubiertas por una capa de hielo de aproximadamente cuatro mil metros de espesor. Es altamente probable que en ellas se hayan podido establecer importantes colonias marítimas de las civilizaciones existentes antes del Cataclismo y que se encuentren muy bien conservadas bajo los hielos, donde –no obstante el aplastamiento debido al gran peso- no habrían sufrido los efectos de la erosión o de los saqueos.

Para mayor información sobre estos y otros extraordinarios mapas portolano, sugerimos consultar la obra Las Huellas de Los Dioses de Graham Hancock, Parte I: Introducción. El Misterio de los Mapas (capítulos 1 al 4). Biblioteca de Bolsillo, primera edición 1999. Ediciones B, S.A., Barcelona (España).

4. EL ENIGMA DE LAS PIRÁMIDES

SU EXTENSIÓN A NIVEL PLANETARIO:

Sin perjuicio de los incontables monumentos megalíticos del pasado que se han conservado hasta nuestros días en casi todo el planeta, las pirámides son quizás una de las características más sobresalientes de una herencia cultural que traspasó las fronteras del mundo antiguo.

Hay pirámides repartidas por todo el mundo: Principalmente en Egipto (más de 130 y continúan descubriéndose más, siendo las más famosas las de Gizeh, pero también en México (complejo de Teotihuacán), Guatemala (Chichén Itzá y complejo de El Mirador con la impresionante pirámide de La Danta), Salvador (Sihuatán), Ecuador (localidad de Malchingui y otros), Perú (complejo Mochica-Chimú), Bolivia (Tiahuanaco), China Continental (complejo de la región de Shanxi, al norte de Xi´an), Camboya-Indochina (pirámides de Khmer,en Angkor), Australia (localidad de Gympie, al oeste de las Montañas azules), Grecia (pirámide de Hellenikon), Francia (pirámide de Falicon), Tenerife (pirámides de Guimar), Bosnia (complejo de pirámides de la región de Visoko), Irán e Irak (ziggurats), así como las que se han avistado bajo las aguas del Caribe (alrededores de Cuba, Bimini y Andros), del Atlántico (en torno a Las Azores y frente a Marruecos y a la península ibérica), del Pacífico (restos sumergidos de Yonaguni en Japón, y las pirámides sumergidas en las cercanías de las islas Bari en Bahamas), y las últimas que se lograron descubrir por satélite en 1975 en la cordillera de Pantiacolla, Parque Nacional Manú, ocultas por la espesura del Amazonas peruano.

TECNOLOGÍA DE CONSTRUCCIÓN DE VANGUARDIA: A pesar de no haberse encontrado muestras arqueológicas a la fecha que lo avalen, la construcción de las pirámides, especialmente las de Gizéh, Egipto, evidencian técnicas e instrumentos de construcción sorprendentes, algunas de los cuales todavía no hemos logrado en nuestra época. Enumeremos sólo algunos casos sobresalientes:

a) Bloques de concreto: Se ha podido descubrir recientemente que los bloques de las hiledas superiores de la pirámide de Keops fueron moldeados "in situ", es decir, utilizaron la técnica del concreto para moldear la piedra a su antojo (ver "Descubren Concreto en Pirámides Egipcias"). Habrían subido el material y los respectivos moldajes mediante rampas inscritas en la misma pirámide (ver "El Misterio de la Construccion de las Piramides Egipcias")

b) Precisión micrométrica:

Más sorprendente aún es el trabajo del revestimiento calcáreo de la Gran Pirámide, respecto del cual, como trabajo tecnológico de alta precisión, no hay nada en el mundo que lo iguale. Según los acabados estudios del Dr. José Alvarez López, prestigioso científico argentino fallecido el año 2007 (ver en línea su libro El Enigma de las Pirámides, capítulo “La Tecnología de las Pirámides”, sección El Tallado del Mármol”, pág,48 – 52), esta obra sólo pudo ser posible con instrumentos ópticos de alta precisión, cuya tecnología alcanzó nuestra civilización recién en el siglo XX con el pulimento del espejo del telescopio de Monte Palomar, EE.UU. En efecto, fueron 25.000 bloques de 16 toneladas de peso y de 3 metros cuadrados de superficie, pulidos cada uno con una precisión de 0,05 mm ... y ensamblados luego en su conjunto con la misma precisión.

c) Trépanos imposibles: Alvarez también menciona la increíble dureza y rendimiento de los taladros egipcios para piedra (ver págs.45 - 48). Para el mismo diámetro de taladrado en que la herramienta moderna desciende 0,04 mm, la egipcia descendía cincuenta veces más: 2,5 mm por vuelta. Debido a ello los tarugos producidos por nuestras herramientas modernas son despreciables comparados con los que producía la egipcia. La conclusión a que han llegado los estudiosos de esta materia (Petrie, W.M.F."Tools and Weapons, Londres 1917) es que "únicamenta trabajando bajo una presión de 2.000 kg es posible explicar el funcionamiento de los taladros egipcios". Ello, comparado con los 50 kg de la tecnología moderna no deja de sorprendernos. En opinión de Alvarez, "si algún inventor lograra un taladro con la capacidad del egipcio ello no sólo revolucionaría el arte de perforar la piedra sino que afectaría a todos los métodos modernos de producción industrial." (ibid. pág 46).

Ochenta años después de las investigaciones de Petrie la tecnología moderna de trepanación de piedras, concreto, minas y pozos petroleros no ha experimentado ningún avance que pudiera superar al taladro egipcio. Como bien acota Alvarez, si aceptaramos a regañadientes que los egipcios poseyeron el acero y el diamante ¿cómo explicaríamos el misterio de sus trépanos? Para que la moderna industria fuera capaz de homologar la eficiencia de ellos debería poseer un elemento cortante cincuenta veces más duro que el diamante, "Y esto ni siquiera lo sueñan los científicos y tecnólogos modernos" (ibid. pág.47). Y lo más asombroso: la temprana aparición de los "supertrépanos egipcios". En efecto, el mismo Petrie muestra en sus trabajos que ya en la época de la Primera Dinastía estaba desarrollado el taladrado con puntas finas de alta dureza y que -para complicar aún más la cuestión- con posterioridad a esa fecha ella menguó hasta desaparecer.

La pregunta obligada ante estas extraordinarias evidencias es: ¿Qué tecnología poseyeron -o heredaron- los egipcios que les permitió hacer gala de semejantes proezas técnicas en los albores de su extraordinaria civilización, ... y considerarlas tan triviales en su época -o tan secretas- que ni siquieran dejaron registros escritos de ellas?

5. OTRAS EXTRAORDINARIAS EVIDENCIAS:


Quedan todavía un sinmúmero de ellas a considerar de las que, por falta de espacio, sólo daré algunos enlaces a las más relevantes, para que el lector pueda profundizar en su estudio y reflexión:

a) La Máquina de Antikythera
c) Las Calaveras de Cristal
d) Iluminación eléctrica en el Antiguo Egipto y el enigma de las lámparas perpetuas.

CONCLUSIONES

Citando al investigador Charles Berlitz en el plano de las ruinas arqueológicas, haremos una introducción válida para resaltar la importancia científica de inquietantes descubrimientos que debieran hacer reflexionar seriamente a la Ciencia Oficial: “Por supuesto que puede ser satisfactorio, lógica e intelectualmente, aceptar el relato de Platón como una placentera fábula, como han hecho muchos estudiosos a lo largo de los siglos y como las autoridades científicas lo hacen hoy. Pero sería más difícil hacerlo así si se hallaran restos de ciudades bajo el océano Atlántico, cuyo mismo nombre está en relación con la Atlántida”.

Si, por ejemplo, tomamos en cuenta el relato de Platón respecto a que además de la isla principal de la Atlántida, habían numerosas islas que permitían al navegante llegar al “continente de enfrente” (América) que rodeaba al “verdadero océano” (el Atlántico, y por extensión el mar Caribe) entonces, si tal relato es verídico, deberían poder hallarse numerosos restos de construcciones prehistóricas sumergidas en torno y entre las islas que emergen actualmente entre el Estrecho de Gibraltar y Centroamérica: Las Canarias, las Azores, Madeira, las Islas Británicas, las Antillas, incluyendo Cuba, Haití y Jamaica, las Bermudas, las Bahamas (entre las que se encuentran las islas Bimini y Andros), los Cayos de la Florida, etc., además del fondo marino cercano a las costas atlánticas de la península ibérica, del norte de Africa, de Venezuela, Costa Rica, México y los Estados Unidos.

Siguiendo el método científico, los investigadores de la Historia deberían plantearse lo anterior como una hipótesis a demostrar mediante la experiencia, es decir mediante expediciones científicas serias y metódicas, para así confirmarla o no como una teoría válida. Recordemos que Troya se descubrió sólo en base a la narración de Homero, lo que los facultaría académicamente a tomar como base de investigación la narración de Platón.

Pues bien, para que vean que sus investigaciones podrían tener un espectacular éxito los invitamos a tomar en cuenta algunos antecedentes comprobables:

- En el año 2001 la agencia noticiosa Reuters emitió un comunicado de prensa en el que señalaba que los expertos de una compañía de exploración oceánica canadiense, la Advanced Digital Communications (ADC), habían filmado durante el año 2000 las ruinas de una posible ciudad sumergida en las afueras de la península de Guanahacabibes, en el extremo occidental de la isla de Cuba. “Ha sido realmente una estructura maravillosa que, al parecer, podría haber sido una gran centro urbano” señaló Paulina Zelitsky, ingeniera oceanográfica de ADC. Posteriormente con un equipo de sonar identificaron a una profundidad de 650 metros, una gran plataforma que evidenciaba claramente estructuras líticas dispuestas en forma simétrica, que daban el especto de una construcción urbana cubierta de arena. Los investigadores señalaron que dichas estructuras semejaban pirámides, carreteras y edificios. Finalmente, en julio del año 2001, la compañía ADC con un socio cubano y expertos de la Academia de Ciencias de Cuba trasladaron a la zona un robot submarino a control remoto que pudo filmar partes de un área de 20 kilómetros cuadrados, y que habría confirmado al presencia de grandes bloques de granito en formaciones circulares y perpendiculares, de un tamaño que variaba entre los 2 y los 5 metros. Los investigadores estimaron que se trataba de ruinas construidas en tierra firme por lo menos hace unos seis mil años, y que podrían haberse hundido por la actividad volcánica de la zona.

Efectivamente, como dice Berlitz, “Hay ruinas en el fondo del océano, especialmente en el Atlántico, que parecen establecer que tales estructuras habrían existido antes de la última vez que se elevó el mar, como resultado de la última repentina glaciación.”

El mismo investigador menciona muchas otras ruinas descubiertas con anterioridad (Fuente: Charles Berlitz, Fin del Mundo, Año 1999, Capítulo 8: ¿Ha terminado el mundo ya otra vez?, págs. 128 – 134. Editorial Planeta. Edición 1981):

- Una larga “muralla” de unos 160 kilómetros a lo largo de Venezuela (la que se considera una formación natural porque es “demasiado larga” para haber sido hecha por manos humanas);
- calzadas que se han desvanecido en el océano, visibles todavía en su entrada al mar a lo largo de las costas de Bélice y Yucatán;
- ruinas en el fondo del mar al norte de Cuba que se extienden varias hectáreas y que parecen hechas de mármol;
- un enorme objeto en forma de pirámide de cuatro lados a unos sesenta y cuatro kilómetros al sur de La Florida, a centenares de metros de profundidad, cuyas características han sido perfiladas por sonar y por televisión en circuito cerrado;
- el camino o muralla de Bimini, 

descubierta en 1968 por el arqueólogo Manson Valentine [y el explorador submarino Dimitri Rebikoff], construcción sumergida de unos mil metros de largo, cuyos gigantescos bloques de piedra se asemejan a las construcciones megalíticas de Sudamérica y Europa y que ofrece indicios de haber sido mucho más extensa ya que reaparece en otros sitios en torno a la isla de Bimini, “como si en otro tiempo rodeara toda la isla formando una ciudadela o acrópolis” [cuya antigüedad ha sido datada por científicos de la Universidad de Miami entre 7.000 y 10.000 años a.C.];
- en torno a la isla de Andros se han podido fotografiar desde el aire una serie de tres grandes círculos concéntricos formados por piedras erguidas, unas líneas rectas que asemejan restos de antiguos caminos a lo largo de la línea costera, y lo que parece ser una ancha calzada de piedra incrustada en la escarpada plataforma continental de la isla a más de 300 metros de profundidad y que fuera observada por la tripulación del submarino francés Archimede en 1964;
- a lo largo de la costa atlántica de los EE.UU. se han podido observar en el fondo del mar: ante Georgia un aparente camino de longitud indeterminada, ante Delaware una muralla de dieciséis kilómetros de largo, y ante Rhode Island restos de murallas todavía en pie a más de doce metros de profundidad;
- al sur de las islas Azores, ubicadas al centro del Atlántico -el lugar más indicado para probar la existencia del continente sumergido- pilotos de transporte durante la segunda guerra mundial informaron haber divisado lo que parecía ser ciudades sumergidas a una profundidad de treinta a cuarenta metros;
- además en la zona de las Azores se han encontrado antiguas playas de arena a unos 1.600 metros bajo el océano y que prueban que una vez esas tierras estuvieron en la superficie;
- hacia el otro lado del Atlántico encontramos informes de ruinas sumergidas y de inscripciones en torno a las islas Canarias y kilómetros de ciclópeas murallas sumergidas ante las costas de Marruecos;
- también restos de murallas de mampostería y una escalera gigantesca a unos 200 metros bajo el mar en torno a la isla de Madeira, observadas e incluso fotografiadas en el fondo plano de la montaña marina Ampère por el barco Académico Petrovsky, durante una expedición del Instituto Soviético de Oceanografía;
- murallas gigantescas todavía en pie así como pirámides escalonadas en la fosa Nazca del Perú a más de dos kilómetros de profundidad;
- ruinas sumergidas todavía sin identificar junto a las islas al sur del Japón y en el sur de la India, que evidenciarían de manera incipiente los restos de los míticos continentes de Mu y de Lemuria.


Si a todas esas pruebas le añadimos los innumerables restos megalíticos esparcidos por todas partes del mundo como Tiahuanaco, Sacsahuamán, Isla de Pascua, Stonehenge, etc., además de la presencia de construcciones piramidales a ambos lados del Atlántico y en otras partes del mundo como ya vimos, sólo podemos decirles a los historiadores, antropólogos, arqueólogos y científicos en general, ¿qué más pruebas necesitan para iniciar desde ya una investigación seria y profunda de esta etapa de la prehistoria humana, para que de una vez por todas se conozcan los hechos que lleven a destronar definitivamente arraigadas visiones históricas incapaces de pronunciarse con claridad frente a restos arqueológicos y documentos antiguos que no encajan con ellas?

En la próxima entrada veremos cómo y por qué desapareció esta gran civilización de alcance mundial, denominada "La Edad de Oro de la Humanidad" ... Por ahora quedémonos con la siguiente reflexión:


"Se suceden los interrogantes y una historia -no convencional- busca la respuesta. Hundida entre milenios, yacente en quién sabe qué fuentes no descubiertas todavía, la explicación aguarda. Mientras tanto, lo maravilloso continúa allí, bajo las propias narices de la especie humana, esperando quién sabe qué minuto para salir a la luz." (Andreas Faber Kaiser).






SITIOS RECOMENDADOS:

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

  • Dr. José Alvarez López, El Enigma de las Pirámides, colección Enigmas y Misterios, Morales & Torres Editores, S.L.. Primera Edición: Julio 2004, Barcelona, España.
  • Jadwiga Pasenkiewicz, Los Soberanos de los Mundos Perdidos. Las Civilizaciones Aeronáuticas del Pasado. Editorial KIER. Edición de abril de 1992 de Impresiones Avellaneda S.A., Buenos Aires, Argentina.
  • Graham Hancock, Las Huellas de los Dioses. Biblioteca de Bolsillo, primera edición 1999. Ediciones B,S.A., Barcelona (España).
  • Eric Von Daniken, Recuerdos del Futuro (lectura on-line).
  • Peter Kolosimo: Astronaves en la Prehistoria, 2°Edición 1977, colección Realismo Fantástico de la Editorial PLAZA & YANES S.A., Barcelona, España.

VIDEO RECOMENDADO:

TECNOLOGIA IMPOSIBLE | Misterios del Pasado: El presente vídeo nos muestra la sorprendente tecnología egipcia en la época de las primeras dinastías, tecnología que se fue perdiendo en las dinastías posteriores hasta desaparecer por completo.


________________________________________________
OBSERVACIÓN: Esta serie de artículos están basados o forman parte del libro escrito recientemente por el autor, denominado “Fenómalos – La Quinta Esencia”, publicado por Editorial Trafford (ISBN 1-4251-1232-3, por Trafford Publishing, Canada). Las imágenes y videos han sido tomadas directamente de la web, y sólo para efectos de ilustración del texto. De haber alguna de ellos con derechos de autor agradeceré comunicármelo para retirarlas de esta entrada.
 Compártalo entre contactos y amigos


Consiga un ejemplar original del libro a través del sitio de Trafford Publishing, a través de Amazon.com, y también a través de Buscalibre.cl (Chile).
El lector podrá hacer llegar sus consultas y/o comentarios al correo electrónico del autor: fenomalos@gmail.com, como también hacerse seguidor nuestro en Twitter y miembro de la comunidad Facebook "Fenómalos La Quinta Esencia".



Si desea obtener una versión impresa de este artículo, bájelo desde:
Visite también nuestra página web:
http://fenomalos.wix.com/fenomalos 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No solo el artículo es beno, interesante y entretenido, sino la página completa, más aun cuando tiene incorporada una tremenda biblioteca con temas afines.
Muchas gracias, or lo entregado.
Atte. Ricardo Ortiz

victoria dijo...

Este artículo, me ha parecido uno de los mejores que he leído en este blog, ya que explica coherentemente junto con los que le anteceden parte de la real historia de la humanidad, esta investigación me convence, ya que no deja evidencias fuera de ella, a diferencia de la historia convencional, que ha mi juicio no valora justamente ciertos enigmas.
El aporte de los links sugeridos en el artículo, corrobora la seriedad que demuestra la investigación, la información que observé en ellos me pareció clara e interesante, intentaré seguir buscando más cosas en la web.

Anónimo dijo...

Se que es dificil manejar fidedignamente toda esta informacion y si ademas le agregamos las tendencias personales de los traductores y editores, entonces tenemos una informacion bastante manipulada que deja bastante que desear en cuanto a su autenticidad cronologica y en el contexto de cada cultura que aqui se menciona, por lo tanto esto quedaria en el cajon de las fantasias ya que se han omitido aspectos trascendentales en cuanto al numero de piramides en mexico, ya que solo por mencionar algunas partes dire que estas existen en tabasco, veracruz, chiapas, teotihuacan, puebla, oaxaca,guerrero, michoacan, tlaxcala, taxco, campeche, merida, tlaltelolco, cuicuilco, hidalgo colima, jalisco, guanajuato,etc. etc. y tan solo en esas regiones existen cientos si no es que miles de piramides, aun sin considerar las piramides mayas sumergidas en el golfo de mexico, por otra parte existen en guanajuato mexico miles de figuras de mayas y aztecas conviviendo con seres de otros planetas de tipo reptiloide y pseudo humano, quienes al mismo tiempo convivieron co LOS DINOSAURIOS (supuestamente extintos hace mas de 500 millones de anos) ademas no se menciona que los mayas son la unica cultura en el mundo que ha dejado constancia de su existencia MILLONARIA al dejarnos los calendarios GALACTICOS y por si fuera poco ya salio a la luz, que en el vuelo espacial de la apllo 20 nhacia la luna fue con el motivo de recuperar a la MUJER PILOTO DE ORIGEN MAYA ENCONTRADA EN EL INTERIOR DE UNA NAVE NODRIZA DE 4 MILLAS DE LARGO POR 1/2 MILLA DE ANCHO datada en una antiguedad de millones de anos, eso sin mencionar que existen piramides de tipo azteca y maya en la luna y en marte, ahora que en caso de existir alguna duda sobre si la piloto encontrada en la luna es de origen maya o azteca, simplemente comparen a los razgos fisicos de las figuras de acambaro guanajuato con los razgos fisicos de la piloto, por otra parte, en los mensajes de los CROP CIRCLES EN INGLATERRA, la gran mayoria se encuentran dibujados o escritos en lenguaje y simbologia MAYA O AZTECA, Y Y NO ESTAN ESCRITOS NI EN CHINO, EGIPCIO, SUMERIO, JAPONES, ALEMAN, INGLES, ESPANOL, FRANCES, ARABE, RUSO,POLACO ALEMAN, INDU, VIETNAMI, FILIPINO , HAWAIANO, ETC. !NO! ESTAN EN SIMBOLOGIA MAYA Y AZTECA.
POR LO TANTO TODO LO QUE AQUI SE HA EXPUESTO CARECE DE SENTIDO SI ANTES NO ES TOMADO EN CUENTA TODO LO QUE LES COMENTO Y ENTONCES QUEDAN USTEDES EN EL RIDICULO E IGNORANCIA, haciendo creer a la gente cosas falsas.

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea